2

Conceptos básicos del equilibrio inmunológico para el síndrome de Hashimoto

Es un hecho que el hipotiroidismo en la gran mayoría de los casos es causado por una enfermedad autoinmune (llamada Hashimoto). Desde entonces, hemos explorado el papel de intolerancia al gluten , deficiencia de vitamina D , yodo suplemento , desequilibrios de azúcar en la sangre , estrés suprarrenal y un intestino permeable en la perpetuación del ataque autoinmune y la interrupción de la función tiroidea. Hemos discutido por qué los cambios en la dieta son siempre el primer paso en el tratamiento de la enfermedad de Hashimoto, y por qué no siempre es necesario reemplazar la hormona tiroidea para un resultado exitoso.

Sin embargo, lo que no hemos discutido todavía son estrategias específicas para volver a equilibrar el sistema inmunológico. Ese será el enfoque de este artículo.

Originalmente, planeamos entrar en detalles considerables sobre los mecanismos específicos de disfunción inmunológica que ocurren con Hashimoto, incluyendo una revisión de la inmunología, la clasificación del sistema inmunológico (es decir, Th1 o inmunidad “mediada por células” frente a Th2 o “inmunidad humoral”) y la organización de las células inmunitarias. Rápidamente se hizo evidente que un enfoque de este tipo requeriría toda una serie de medidas propias.

Así que, por fascinante que sea todo eso, decidí ir al grano y centrarme en las aplicaciones prácticas y clínicas. Pero hay una advertencia. Aunque aquí te ofreceremos algunas pautas generales sobre cómo equilibrar el sistema inmunológico, si tiene la enfermedad de Hashimoto (o cualquier otra enfermedad autoinmune), le conviene encontrar a alguien que entienda de inmunología y que esté al día con los últimos protocolos nutricionales y botánicos para el tratamiento de enfermedades autoinmunes y no dejes de comentárselo a su endocrino o médico de cabecera aunque estos no le harán mucho caso al enfoque nutricional.

¿Por qué? Porque la enfermedad autoinmune no sólo es extremadamente compleja, sino también altamente individualizada. Hashimoto’s en una persona no es lo mismo que Hashimoto’s en la siguiente persona. En una persona, la de Hashimoto podría presentarse como una condición dominante Th1. En otro, puede presentarse como dominante de Th2. En otro más, tanto el sistema Th1 como el Th2 podrían estar hiperactivos o poco activos. Y cada uno de estos casos requiere un enfoque diferente. Por ejemplo, los productos fitoterapéuticos como la equinácea y el astrágalo estimulan el sistema Th1. Si alguien con Th1 Hashimoto’s dominante toma estas hierbas, es muy probable que empeoren. Por otro lado, los antioxidantes como el té verde y el Gotu Kola estimulan el sistema Th2, y serían inapropiados para aquellos con Th2 dominante Hashimoto. (Un libro muy bueno sobre la causa raíz de la enfermedad autoinmune de Hashimoto es este).

La buena noticia, sin embargo, es que existen enfoques generales para equilibrar el sistema inmunológico que son adecuados para todos los tipos de Hashimoto, independientemente del patrón específico de desregulación inmunitaria. Estos enfoques se pueden dividir en tres categorías: eliminar los desencadenantes autoinmunes, mejorar la función reguladora de las células T y reducir la inflamación.

Cómo quitar los desencadenantes autoinmunes

Ya hemos discutido el papel del gluten, el yodo, el estrés y las pérdidas intestinales en el desencadenamiento de una respuesta autoinmune. Otros desencadenantes potenciales incluyen estrógenos, agentes infecciosos y toxinas ambientales.

Las fluctuaciones de los estrógenos pueden desencadenar la expresión génica de Hashimoto en presencia de inflamación y susceptibilidad genética. Además de activar los genes asociados con la enfermedad de Hashimoto, se ha demostrado que el estrógeno aumenta para exacerbar el ataque autoinmune a la tiroides. Esto puede explicar por qué la expresión de Hashimoto es tan común durante el embarazo y la perimenopausia – ambas veces cuando el estrógeno puede estar fluctuando mucho.

Las toxinas ambientales están asociadas con la enfermedad autoinmune , y la de Hashimoto no es una excepción. Ciertos antígenos como el mercurio que pasa por alto nuestro sistema de barrera causan una potente respuesta inmunológica que puede volverse crónica e hiperactiva. Si sospechas que la toxicidad ambiental puede estar contribuyendo a tu condición, probablemente sea una buena idea hacerse una prueba para detectar la presencia de anticuerpos químicos y de metales pesados.

La enfermedad autoinmune de la tiroides también ha sido asociada con una variedad de agentes infecciosos, incluyendo Rubéola, Rubeolla, virus de Epstein-Barr, retrovirus, virus de la influenza B, virus de Coxsakie y Yersinia. El mecanismo en todos los casos está teorizado para ser una reacción cruzada entre los receptores de la hormona estimulante de la tiroides (TSH) y los agentes infecciosos. Una vez más, si usted sospecha que un agente infeccioso está involucrado en su condición, una revisión para estos patógenos es una buena idea.

Mejora de la función reguladora de la célula T

Todas estas estrategias están diseñadas para mejorar la función de las células T reguladoras (también conocidas como el sistema Th3). Las células T reguladoras se utilizan para equilibrar la actividad entre las células T colaboradoras (Th1 y Th2) y las células T supresoras (que “desactivan” el ataque inmunitario).

Se ha demostrado que la vitamina D influye en las células T reguladoras , que a su vez modulan la expresión de las células T helper y equilibran la respuesta de Th1 y Th2.

La flora intestinal desempeña un papel importante tanto en la inmunidad mediada por células (Th1) como en la humoral (Th2). Los estudios demuestran que esta función protectora puede ser mantenida y modulada tomando probióticos . Las cepas probióticas específicas pueden influir en la secreción de citoquinas para ayudar a dirigir las células T colaboradoras ingenuas hacia una respuesta inmunitaria dominante Th1, mediada por células, o hacia una respuesta inmunitaria humoral dominante Th2.

Recientemente se ha demostrado que la acupuntura regula la respuesta inmunitaria de Th1 y Th2. En este estudio de pacientes con depresión, tanto el Prozac como la acupuntura demostraron reducir la inflamación. Pero sólo la acupuntura restauró el equilibrio entre los sistemas Th1 y Th2. En otro estudio , la acupuntura redujo la inflamación y disminuyó los síntomas del asma al regular el equilibrio entre las citocinas Th1 y Th2.

Reducción de la inflamación

Los ácidos grasos esenciales  desempeñan un papel importante en la prevención y reducción de la inflamación. He escrito una serie completa de artículos sobre este tema, que recomendaría leer si no lo ha hecho ya.

La relación ideal entre los ácidos grasos omega-6 y omega-3 es entre 1:1 y 3:1 . La proporción promedio es más cercana a 25:1, y tan alta como 30:1, gracias a las dietas altas en alimentos procesados y refinados. El resultado de este desequilibrio es, entre otras cosas, la inflamación.

Se requieren dos pasos para volver a equilibrar esta proporción. Primero, reducir drásticamente el consumo de grasas omega-6 “malas” (no las del tipo Onagra, etc. Intentaremos explicar esto más detalladamente en otro artículo), y segundo, aumentar moderadamente el consumo de grasas omega-3.

Otro beneficio de aumentar la ingesta de ácidos grasos omega-3 es que también se ha demostrado que tienen que ayudan a equilibrar los sistemas Th1 y Th2.

Además de asegurar un equilibrio adecuado de los ácidos grasos omega-3 y omega-6, es esencial seguir una dieta/estilo de vida antiinflamatoria y evitar los factores desencadenantes de la dieta como el gluten y el yodo.

Poner estos enfoques generales para equilibrar el sistema inmunológico en acción debería darle un buen comienzo para tener la autoinmunidad bajo control. Pero si no ve los resultados que desea, le recomiendo que trabaje con alguien que sepa cómo tratar su desequilibrio inmunológico en particular de manera más específica.

Show Comments

No Responses Yet

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.