Los efectos del distanciamiento social y la cuarentena

En los últimos meses, la pandemia de coronavirus nos ha obligado a mantener la distancia física, la cuarentena o el aislamiento doméstico. Hemos mantenido nuestra distancia social y física de los demás, algo que nos es completamente ajeno, el Homo Sapiens. Desde el nacimiento, el contacto físico o cutáneo es esencial para el vínculo entre madre e hijo. Este proceso de vinculación es una parte importante del desarrollo socio-emocional de los niños. Este contacto físico cercano también sigue siendo importante en la vida posterior. ¿Qué nos hace a los seres humanos cuando nos vemos obligados a renunciar a este importante contacto físico? ¿Cómo afecta esto a nuestra fisiología y nuestro funcionamiento?

efectos distanciamiento social cuarentena

La evolución del tacto

El contacto físico, como la limpieza o el “piojo” entre sí, es una característica importante de la vida social de los primates. Algunas especies pasan alrededor del 20% del día haciendo esto (Dunbar, 2010). Siempre se asumió que esto era sólo por motivos de higiene, como la eliminación de parásitos o restos de plantas del pelaje. Sin embargo, los primates no están tan afectados por los parásitos como para justificar el tiempo que pasan cuidándose unos a otros. Una explicación obvia es que esta forma de tacto tiene una función social, a saber, la de vincular. En el curso de la evolución, el tacto también ha adquirido una importante función (social) en los humanos. El contacto físico es importante para las personas a lo largo de sus vidas y crea vínculos, recompensas, comunicación y regulación emocional. Ya sea un cálido abrazo o la mano tranquilizadora en el hombro, a través del contacto físico podemos mostrar nuestro cuidado y amistad a los seres queridos. Nos sentimos bien con ello y no podemos vivir sin contacto físico.

Las consecuencias del distanciamiento social

El distanciamiento social y físico forzado puede tener consecuencias negativas para nuestra salud. Podemos sufrir de irritabilidad, miedo a la infección y a la propagación de la misma, ira, confusión, frustración, soledad, negación, depresión, insomnio y desesperación (Dubey, 2020). La incertidumbre sobre el estado de salud también puede conducir a síntomas obsesivos, como la fiebre repetida o la desinfección frecuente de manos y superficies (Wen Li, 2020). Los estudios realizados en 2004, tras el brote de SRAS en Toronto en 2003, muestran que el trastorno de estrés postraumático (TEPT) puede incluso ocurrir como resultado de la cuarentena y el aislamiento doméstico. Los síntomas del TEPT se correlacionan con la duración de la cuarentena (Hawryluck, 2004). Una posible causa de los síntomas anteriores podría ser la falta de contacto físico.

El triángulo de unión; serotonina, oxitocina, prolactina y dopamina

El llamado triángulo de unión incluye serotonina, oxitocina y prolactina, que juntas forman un “cóctel de unión” (Mottolese, 2014, Kennett, 2012). Estas sustancias interactúan entre sí al procesar los agradables estímulos táctiles que los humanos reciben a través de la piel. La piel es el órgano más grande del cuerpo humano. Los receptores de la piel TRP3 y TRP4 se activan como un agradable contacto corporal. Estos receptores son responsables de la producción de serotonina (Slominski, 2005) y transmiten estímulos táctiles agradables y desagradables a nuestras neuronas sensoriales (Moehring, 2018). Cuando la serotonina, producida en la piel, llega al núcleo del rafe dorsal (DRN), un núcleo heterogéneo del tronco cerebral en el cerebro medio, la producción de serotonina se estimula centralmente. La serotonina activa entonces el núcleo paraventricular (PVN) del hipotálamo para producir oxitocina. La oxitocina es un neuropéptido que mejora los sentimientos positivos de confianza, la vinculación emocional y social y, simultáneamente, reduce la ansiedad (Kirsch, 2015). Debido a que la hormona se activa por los toques agradables de la piel, la oxitocina también se conoce como la “hormona de los mimos”. La oxitocina se une entonces a las células lactotrópicas de la glándula pituitaria anterior, la adenohipófisis, que luego producen prolactina. La prolactina inhibe la producción de dopamina a través de un sistema de retroalimentación negativa: estimula su liberación, mientras que la dopamina, a su vez, inhibe la prolactina, lo que a su vez reduce la estimulación de la dopamina (Fitzgerald, 2008). La estimulación del DRN y el PVN también inhibe la producción de dopamina en el núcleo del arcuate. El núcleo arcuatus (y por lo tanto la producción de dopamina) se encuentra en el centro del triángulo PVN – DRN – glándula pituitaria.

 

Influencia en el comportamiento

El triángulo de unión y el metabolismo cerebral asociado a él tiene una gran influencia en nuestro comportamiento. La serotonina y la oxitocina son importantes para regular el comportamiento, como la socialización y las reacciones inconscientes a los estímulos externos. Ambas sustancias también están implicadas en enfermedades como la ansiedad social, la depresión y el autismo. Interactúan en áreas del cerebro como la amígdala, que es importante para la regulación del comportamiento basado en las emociones (Mottolese 2014). La oxitocina tiene un efecto inhibidor sobre el sistema nervioso simpático y el eje HPA. La oxitocina, que se libera en el cerebro en respuesta a la estimulación sensorial, contribuye al bienestar cotidiano y a la capacidad de hacer frente al estrés (Kerstin Uvnäs-Moberg, 2014).

Cuando no es posible un contacto físico placentero, la producción de serotonina y oxitocina se inhibe, mientras que la dopamina se inhibe menos. Esto tiene un efecto en la transmisión de señales a través de la amígdala, el área del cerebro donde se regula el comportamiento emocional. Al reducir los neurotransmisores serotonina y oxitocina y aumentar la dopamina, se pueden desencadenar sentimientos de ansiedad, inquietud y paranoia, y nuestro comportamiento está controlado por estos sentimientos (Rosenfeld 2011, Linsambarth 2017).

El conocimiento en la práctica

En nuestra actual convivencia a distancia, necesitamos alternativas para la producción de oxitocina para poder regular el comportamiento que surge del miedo, la ansiedad y la paranoia, entre otras cosas. Una producción suficiente de oxitocina estimula el comportamiento social interactivo, aumenta el bienestar y contrarresta el estrés, de modo que también mostramos un comportamiento más relajado. Aunque nada puede sustituir completamente los efectos positivos del tacto humano, existen alternativas que pueden estimular la producción de oxitocina y que se pueden utilizar como una intervención:
– hacer contacto visual; mirarse a los ojos aumenta la producción de oxitocina (Nagasawa, 2015)
– Beber de forma intermitente; la sed aumenta la producción de oxitocina (Pruimboom, 2016)
– Acurrucarse con su propia familia
– Activación de los receptores TRP3 y TRP4 por medio de la hipertermia de cuerpo entero, el masaje de cuerpo entero o la sauna (Hale, 2017)
– Las videollamadas, las clases de yoga en línea y el canto son otras actividades que aumentan la liberación de oxitocina en el cerebro. (Jayaram, 2013; Keeler, 2015)
– Suplemento de Crocus sativus y Griffonia simplicifolia para aumentar los niveles de serotonina (Ghaderi, 2020; Carnevale, 2011)

 

Referencias:

Brooks, Samantha K, Rebecca K Webster, Louise E Smith, Lisa Woodland, Simon Wessely, Neil Greenberg, en Gideon James Rubin. ‘The Psychological Impact of Quarantine and How to Reduce It: Rapid Review of the Evidence’. The Lancet 395, nr. 10227 (14 maart 2020): 912–20. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(20)30460-8

Carnevale, G., V. Di Viesti, M. Zavatti, A. Benelli, en P. Zanoli. ‘Influence of Griffonia Simplicifolia on Male Sexual Behavior in Rats: Behavioral and Neurochemical Study’. Phytomedicine 18, nr. 11 (15 augustus 2011): 947–52. https://doi.org/10.1016/j.phymed.2011.02.009

Dubey, Souvik, Payel Biswas, Ritwik Ghosh, Subhankar Chatterjee, Mahua Jana Dubey, Subham Chatterjee, Durjoy Lahiri, en Carl J. Lavie. ‘Psychosocial Impact of COVID-19’. Diabetes & Metabolic Syndrome: Clinical Research & Reviews 14, nr. 5 (1 september 2020): 779–88. https://doi.org/10.1016/j.dsx.2020.05.035

Fitzgerald P, Dinan TG. Prolactin and dopamine: what is the connection? A review article. J Psychopharmacol. 2008;22(2 Suppl):12-19. doi:10.1177/0269216307087148

Ghaderi, Amir, Omid Asbaghi, Željko Reiner, Fariba Kolahdooz, Elaheh Amirani, Hamed Mirzaei, Hamid Reza Banafshe, Parisa Maleki Dana, en Zatollah Asemi. ‘The Effects of Saffron (Crocus Sativus L.) on Mental Health Parameters and C-Reactive Protein: A Meta-Analysis of Randomized Clinical Trials’. Complementary Therapies in Medicine 48 (1 januari 2020): 102250. https://doi.org/10.1016/j.ctim.2019.102250

Hawryluck, Laura, Wayne L. Gold, Susan Robinson, Stephen Pogorski, Sandro Galea, en Rima Styra. ‘SARS Control and Psychological Effects of Quarantine, Toronto, Canada’. Emerging Infectious Diseases 10, nr. 7 (juli 2004): 1206–12. https://doi.org/10.3201/eid1007.030703

Hale, Matthew W., Jodi L. Lukkes, Kathleen F. Dady, Kyle J. Kelly, Evan D. Paul, David G. Smith, Charles L. Raison, en Christopher A. Lowry. ‘Whole-Body Hyperthermia and a Subthreshold Dose of Citalopram Act Synergistically to Induce Antidepressant-like Behavioral Responses in Adolescent Rats’. Progress in Neuro-Psychopharmacology and Biological Psychiatry 79 (oktober 2017): 162–68. https://doi.org/10.1016/j.pnpbp.2017.06.006

Jayaram, N., S. Varambally, R. V. Behere, G. Venkatasubramanian, R. Arasappa, R. Christopher, en B. N. Gangadhar. ‘Effect of yoga therapy on plasma oxytocin and facial emotion recognition deficits in patients of schizophrenia’. Indian Journal of Psychiatry 55, nr. Suppl 3 (juli 2013): S409–13. https://doi.org/10.4103/0019-5545.116318

Keeler, Jason R., Edward A. Roth, Brittany L. Neuser, John M. Spitsbergen, Daniel J. M. Waters, en John-Mary Vianney. ‘The neurochemistry and social flow of singing: bonding and oxytocin’. Frontiers in Human Neuroscience 9 (23 september 2015). https://doi.org/10.3389/fnhum.2015.00518

Kennett, Jessica E., en De’Nise T. McKee. ‘Oxytocin: An emerging regulator of prolactin secretion in the female rat’. Journal of Neuroendocrinology 24, nr. 3 (maart 2012): 403–12. https://doi.org/10.1111/j.1365-2826.2011.02263.x

Kirsch P. Oxytocin in the socioemotional brain: implications for psychiatric disorders. Dialogues Clin Neurosci. 2015;17(4):463-476

Li, Wen, Yuan Yang, Zi-Han Liu, Yan-Jie Zhao, Qinge Zhang, Ling Zhang, Teris Cheung, en Yu-Tao Xiang. ‘Progression of Mental Health Services during the COVID-19 Outbreak in China’. International Journal of Biological Sciences 16, nr. 10 (15 maart 2020): 1732–38. https://doi.org/10.7150/ijbs.45120

Linsambarth, Sergio, Rodrigo Moraga-Amaro, Daisy Quintana- Donoso, Sebastian Rojas and Jimmy Stehberg , The Amygdala and Anxiety, 2017, DOI: 10.5772/intechopen.68618

Moehring, Francie, Ashley M Cowie, Anthony D Menzel, Andy D Weyer, Michael Grzybowski, Thiago Arzua, Aron M Geurts, Oleg Palygin, en Cheryl L Stucky. ‘Keratinocytes mediate innocuous and noxious touch via ATP-P2X4 signaling’. Onder redactie van David D Ginty. eLife 7 (16 januari 2018): e31684. https://doi.org/10.7554/eLife.31684

Mottolese, Raphaelle, Jérôme Redouté, Nicolas Costes, Didier Le Bars, en Angela Sirigu. ‘Switching brain serotonin with oxytocin’. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America 111, nr. 23 (10 juni 2014): 8637–42. https://doi.org/10.1073/pnas.1319810111

‘Oxytocin-gaze positive loop and the coevolution of human-dog bonds | Science’. Geraadpleegd 22 juni 2020. https://science.sciencemag.org/content/348/6232/333.abstract

Pierce, Shanley. ‘Touch Starvation Is a Consequence of COVID-19’s Physical Distancing’. TMC News (blog), 15 mei 2020. https://www.tmc.edu/news/2020/05/touch-starvation/

Pruimboom, L., en D. Reheis. ‘Intermittent Drinking, Oxytocin and Human Health’. Medical Hypotheses 92 (1 juli 2016): 80–83. https://doi.org/10.1016/j.mehy.2016.04.043

‘Raison-Whole-body-hyperthermia-and-a-subthreshold-dose-of-citalopram-act-synergistically-to-induce-antidepressant-like-behavioral-responses-in-adolescent-rats.pdf’. Geraadpleegd 22 juni 2020. https://centerhealthyminds.org/assets/files-publications/Raison-Whole-body-hyperthermia-and-a-subthreshold-dose-of-citalopram-act-synergistically-to-induce-antidepressant-like-behavioral-responses-in-adolescent-rats.pdf

Slominski, Andrzej, Jacobo Wortsman, en Desmond J. Tobin. ‘The Cutaneous Serotoninergic/Melatoninergic System: Securing a Place under the Sun’. FASEB Journal: Official Publication of the Federation of American Societies for Experimental Biology 19, nr. 2 (februari 2005): 176–94. https://doi.org/10.1096/fj.04-2079rev

Rosenfeld AJ, Lieberman JA, Jarskog LF. Oxytocin, dopamine, and the amygdala: a neurofunctional model of social cognitive deficits in schizophrenia. Schizophr Bull. 2011;37(5):1077-1087. doi:10.1093/schbul/sbq015

Uvnäs-Moberg, Kerstin, Linda Handlin, en Maria Petersson. ‘Self-soothing behaviors with particular reference to oxytocin release induced by non-noxious sensory stimulation’. Frontiers in Psychology 5 (12 januari 2015). https://doi.org/10.3389/fpsyg.2014.01529

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.