3

Microbioma intestinal & enfermedad auto-inmune – ¿hay una conexión?

 

Conozca a su microbioma

Si tienes interés por ir un poco más allá de los artículos convencionales sobre la salud, sin duda habrás desarrollado una apreciación sobre los billones de organismos microbianos que normalmente habitan un intestino delgado y grueso sano. La mayoría de estos microbios son bacterias que han co-evolucionado con los humanos, dependiendo de nosotros para su supervivencia, así como nosotros dependemos de ellos para nuestra salud y bienestar. Por ejemplo, proporcionamos nutrientes para las bacterias que luego mantienen nuestro sistema inmunológico bajo control, digerimos ciertos carbohidratos que serían indigeribles para nosotros, y producimos vitaminas y otros compuestos importantes que de otra manera no podríamos producir. Esta maravillosa relación simbiótica es lo que compone su microbioma. Una (esperemos) armoniosa colección de microorganismos en nuestros intestinos que ayudan en muchas de las funciones vitales de nuestro cuerpo.

flora intestinal - autoinmunidad

El microbioma cambia con la enfermedad

Nuestro microbioma puede afectarnos de múltiples y profundas maneras, desde cómo almacenamos la grasa (1 , 2 , 3 ) a si nos sentimos felices, ansiosos o deprimidos (4 , 5 , 6 . Cuando las comunidades microbianas normales de nuestro microbioma intestinal son perturbadas, ya sea porque hayas tenido que usar antibióticos o estés sufriendo de una infección bacteriana, puede conducir a la disbiosis o sobrecrecimiento bacteriano intestinal pequeño .

Antibióticos, cesáreas, mala alimentación y enfermedades autoinmunes; ¿cuál es la conexión?

La disbiosis está asociada con un número creciente de enfermedades como la enfermedad de Crohn (7 ), colitis ulcerosa (9 ), síndrome de colon irritable (10 ) y diabetes tipo 1 y tipo 2 (11 , 12 ). Verás que la variedad y el equilibrio de las bacterias intestinales a menudo son diferentes en pacientes con afecciones inflamatorias crónicas en comparación con los individuos sanos. Las investigaciones sugieren ahora que estas enfermedades no se deben a una sola bacteria, sino a cambios en toda la flora intestinal. Y dado que una gran parte de nuestro sistema inmunológico se encuentra dentro del intestino, varias enfermedades resultantes de la disbiosis son enfermedades autoinmunes.

¿Qué es la enfermedad autoinmune?

La enfermedad autoinmune puede ser considerada como un caso de identidad errónea: el sistema inmune se dirige a las proteínas normales como si fueran invasores extraños dañinos y se vuelve hiperactivo. Normalmente, el sistema inmunológico responde a un patógeno específico, como un virus del resfriado, y una vez que ese patógeno es eliminado, el sistema inmunológico puede establecerse en su estado normal. En el caso de una enfermedad autoinmune, el sistema inmunológico a menudo permanece en alerta máxima, lo que resulta en una inflamación crónica.

Con más de 80 tipos diferentes de enfermedades autoinmunes, esta clase de enfermedades ha sido particularmente difícil de entender: ¿qué causa exactamente que el sistema inmunológico ataque a las células humanas sanas normales?

El taburete de tres patas de la enfermedad autoinmune.

El Dr. Alessio Fasano, gastroenterólogo de renombre mundial, experto en enfermedades autoinmunes y pionero en la comprensión de la enfermedad celíaca, describe autoinmunidad como un taburete de tres patas, lo que significa que tres componentes esenciales deben estar presentes para que alguien desarrolle una enfermedad autoinmune:

  1. Predisposición genética: ciertos genes hacen que los individuos sean más propensos a desarrollar ciertas enfermedades.
  2. Un desencadenante: antígeno específico, o proteína, que el sistema inmunológico reconoce como una amenaza (real o no), que desencadena la cascada de sobreactivación. En el caso de la enfermedad celíaca, el desencadenante es el gluten. Sin embargo, en la gran mayoría de las enfermedades autoinmunes el desencadenante sigue siendo desconocido.
  3. Permeabilidad intestinal: este aumento de la permeabilidad significa que las células del intestino, que normalmente están bien unidas, se debilitan y “gotean”. Esto permite que los compuestos grandes, como las proteínas de los alimentos o las bacterias, entren en nuestro torrente sanguíneo. Las pérdidas intestinales pueden ocurrir debido a cualquier número de razones, tales como sensibilidad a los alimentos, infecciones intestinales o estrés crónico.

¿Juega el microbioma un papel en la enfermedad autoinmune?

Cada vez se presta más atención a la importancia del microbioma en la salud y la enfermedad; incluso los pequeños desequilibrios tienen consecuencias de gran alcance. Ha quedado claro que el microbioma afecta profundamente nuestro sistema inmunológico, y una nueva investigación proporciona información sobre cómo los cambios en el microbioma pueden actuar como desencadenantes en el desarrollo de la enfermedad autoinmune.

Un documento reciente revisó algunas de las investigaciones más recientes de que la salud de nuestro microbioma puede ser el factor clave para desarrollar o no una enfermedad autoinmune (13 ). A continuación se presentan algunos de los puntos clave:

Dos de las enfermedades autoinmunes más significativas en términos de morbilidad y mortalidad mundial son Diabetes mellitus tipo 1 , y artritis reumatoide (RA).

Diabetes mellitus tipo 1

La diabetes tipo 1 (T1D) es una enfermedad autoinmune con anticuerpos que destruyen las células productoras de insulina del páncreas, lo que conduce a una deficiencia de insulina y a irregularidades en el azúcar en sangre. La mayoría de las veces, los pacientes son diagnosticados en la niñez o la adolescencia, y existe una asociación genética conocida. Sin embargo, en estudios con gemelos (que comparten los mismos genes), sólo alrededor del 50% de los gemelos desarrollan la enfermedad. Esto apoya aún más la idea de que el desarrollo de la enfermedad depende de algo más que de los genes por sí solos. Por ejemplo, los inmigrantes corren el riesgo de desarrollar T1D que depende de su lugar de residencia, no de su país de origen.

Los estudios que observan las diferencias en el microbioma intestinal entre personas con T1D y personas sanas han encontrado las siguientes diferencias:

  • Los niños con T1D tienen una cantidad más pequeña de bacterias beneficiosas.
  • Los niños con T1D tienen menos estabilidad y diversidad de bacterias en sus intestinos.
  • Existen diferencias significativas tanto en la composición bacteriana como en las capacidades metabólicas entre los que tienen T1D y los que no.
  • Después de los tratamientos para normalizar el azúcar en sangre en pacientes con T1D, también hubo un retorno a la diversidad microbiana en esos individuos.

En general, la investigación es convincente de que la T1D está asociada con una interrupción en el microbioma normal. En este momento, ningún organismo es responsable de la aparición de esta enfermedad. Sin embargo, en individuos genéticamente predispuestos, una interrupción de las comunidades microbianas normales proporciona un entorno en el que puede desarrollarse la enfermedad.

Artritis reumatoide

La artritis reumatoide (AR) afecta a alrededor de 1,5 millones de personas en los Estados Unidos y hasta el 1% de los adultos en todo el mundo. Es una enfermedad autoinmune que afecta a muchas de las articulaciones de todo el cuerpo, más comúnmente las articulaciones de las muñecas y las manos.

Al igual que con la T1D, existe una asociación genética conocida. Sin embargo, los estudios con gemelos demuestran una vez más que los genes juegan un papel aún menor en el desarrollo de la AR en comparación con la T1D. La investigación apoya una vez más una relación entre el microbioma y el desarrollo y la progresión de la AR. De particular interés es el papel de las bacterias que viven en la boca.

Enfermedad periodontal y Artritis Reumatoide

  • Los pacientes con AR recién diagnosticada tienen tasas más altas de periodontitis grave y más pérdida de dientes a pesar de una higiene bucal normal en comparación con los individuos sanos.
  • La gravedad de la enfermedad periodontal de un paciente puede correlacionarse con la gravedad de la actividad de la enfermedad de AR.
  • Las bacterias específicas que viven en la boca han demostrado en modelos animales que aumentan la gravedad de la enfermedad articular.
  • Bacterias específicas están presentes tanto en la placa dental de los pacientes con AR como en el líquido articular.

Muchas otras enfermedades autoinmunes están siendo estudiadas para buscar disbiosis relacionadas, proporcionando evidencia creciente de que la interrupción del microbioma está asociada con el desarrollo de algunas enfermedades autoinmunes. Aunque existe una correlación clara entre los cambios en el microbioma y la enfermedad autoinmune, la causa todavía no está clara. Esto significa que no podemos decir si es la disbiosis la que conduce a la enfermedad autoinmune, o si la disbiosis es el resultado de un sistema inmunológico hiperactivo y mal dirigido.

¿Una razón más para cuidar tu instinto?

Como si no tuviéramos ya suficientes razones para cuidar nuestro intestino y ayudar a que nuestras bacterias beneficiosas prosperen, puede ser que la disminución de nuestro riesgo de desarrollar una enfermedad autoinmune sea una razón más importante para ser buenos con su microbioma.

Ahora me gustaría saber de ti: ¿Has hecho cambios en tu dieta o en la salud intestinal que hayan afectado tu enfermedad autoinmune? ¿Notas brotes o exacerbaciones de tu enfermedad autoinmune cuando comes ciertos alimentos?

Show Comments

No Responses Yet

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.